Camino del Norte a pie: día 8, de Santoña a Santander (19/06/2021)

En los kilómetros iniciales de la etapa la ruta va por la arena de la playa como en el final de la anterior. La primera que hay que cruzar es la playa de Berria, prácticamente solitaria a primera hora de la mañana.

Al final de la playa se asciende a la colina de El Brusco, que la separa de la siguiente. Parece un montículo sin importancia pero hay que ascender a 80 metros de altitud por senderos embarrados por las lluvias de la noche anterior y con una frondosa vegetación de helechos y arbustos que complican el avance. Una vez arriba hay una buena panorámica de la playa de Berria a un lado y la de Trengandín, a la que hay que descender, en el otro.

Y precisamente en la playa de Trengandín, en un punto en el que había que cruzar un riachuelo que desemboca en la playa me he encontrado con Fred, el californiano. Al intentar cruzar el riachuelo por unas piedras había caído y se había mojado todo, teniéndose que cambiar completamente de ropa. Yo, visto lo visto, me descalzo y cruzo por el agua. Luego seguimos hasta el final de la playa frente al pueblo de Noja, donde paramos en un bar a desayunar.

Desde Noja se sale por todo un laberinto de carreteras y caminos que unen zonas rurales y residenciales en un tipo de urbanización algo caótica. Son zonas que están en la transición entre un pasado rural y un nuevo desarrollo urbanístico sin mucho acierto y una estética bastante cuestionable. Una pena…

Unos kilómetros después paso por la enorme iglesia de San Pedro de Castillo.

A partir de aquí la cosa mejora y se vuelve realmente más rural, sin tanta urbanización, probablemente porque nos alejamos de la costa. Hay incluso un tramo donde el camino va por en medio de un campo de maíz. Paso por San Miguel de Meruelo, otra población con una enorme iglesia de un estilo similar a la anterior, y por una pista cruzo el puente medieval de Solorga. Aquí se inicia la subida a Bareyo, un pueblo situado en un alto que exige un pequeño esfuerzo en una etapa mayoritariamente plana. Desde el pueblo todavía se sube un poco más hasta el verdadero alto, en el que hay un camping, y a partir de aquí se baja ya hasta Güemes, donde paro a comer un bocadillo.

Tras el descanso, 4 km de carretera me llevan hasta Galizano donde al pasar por su iglesia veo que están saliendo de celebrar una boda de alto copete con hombres vestidos con chaqué y mujeres con vestidos largos, y yo por en medio totalmente fuera de lugar intentando hacer una foto de la iglesia…

Desde aquí la ruta vuelve a acercarse al mar en la playa de Galizano, donde se inicia uno de los tramos más espectaculares desde que empecé este camino. Por un sendero sobre los acantilados se va resiguiendo la costa durante unos seis kilómetros, con vistas fabulosas.

A los que nacimos en el Mediterráneo, como cantaba Serrat, nunca deja de sorprendernos ver como los pastos verdes llegan hasta el borde del mar y como hay ganado y granjas ahí, sobre los acantilados.

El sendero pasa sobre las bonitas playas de Langre.

Y si es sorprendente que haya prados hasta el mar, aún me ha parecido más curioso que hubiera campos sembrados de maíz hasta el borde del acantilado rocoso.

La preciosa y larga travesía por los acantilados acaba al principio de una playa llamada Los Tranquilos que hay que cruzar por la arena. Luego un sendero sube y baja una zona de dunas con vegetación y llego a la playa de Loredo que también sigo por la propia arena. No deja de ser extraño ir a Santiago andando por la playa…

De playa en playa llego a Somo donde ya caminando por las calles del pueblo, entre escuelas de surf y otros negocios playeros, me dirijo al embarcadero de las “pedreñeras”, las barcas que hacen la travesía de la bahía de Santander entre Somo y la ciudad pasando por Pedreña. En el ferry he coincidido con una peregrina francesa en bicicleta que también había salido esta mañana de Santoña.

Ya desembarcado en Santander, el camino pasa por la catedral y el centro de la ciudad, donde termino otra larga etapa.

Balance del día: 39,6 km con 480 m de desnivel positivo acumulado (el total de kilómetros recorridos no incluyen los aproximadamente 5 km que se hacen en barco, los 39,6 son los que he andado)

4 comentarios sobre “Camino del Norte a pie: día 8, de Santoña a Santander (19/06/2021)

  1. Buenas!! Llegamos a Santander hoy. Buen camino para los días siguientes! Llevas buen ritmo. Vi alguna foto nuestra en el post, si no te importa y me puedes pasar alguna estaría muy bien!! Son muy buenas. Gracias!

    1. Hola Samu, fue un placer compartir unos días de camino con vosotros. Si te parece bien, prepararé una carpeta en Dropbox con todas las fotos en las que salgáis tú y Juan y os envío el enlace por mail. Pero no sé cuando podré hacerlo, necesito una buena wifi y algo de tiempo. Si puedo lo hago antes de acabar el camino y si no es posible, cuando vuelva a casa. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s